Año Nuevo

viernes, 15 de enero de 2016|5:04

Con la llegada del Año Nuevo son frecuentes los buenos propósitos. Hay quien decide dejar de fumar, quien inicia una colección de sellos del mundo o bien quien opta por apuntarse en un gimnasio. En nuestro caso el propósito está más enlazado con un asunto pendiente que casi nos sonroja.

Hace apenas unos días, al entrar en nuestro blog nos dimos cuenta de que el último post databa del… 2014!! Es decir, durante todo el 2015 lo intentamos pero nunca lo llevamos a buen puerto. Y es un poco triste haber abierto una vía de comunicación tan interesante como un blog y no haberle dedicado el tiempo necesario. Como diría el maestro Yoda, hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.



La recomendación siempre me pareció muy acertada, pero creo que ahora he captado todo su significado. Que conste en acta, en nuestro descargo, que lo urgente siempre le quita tiempo a lo importante, que permanece pacientemente a la espera de una mejor oportunidad.

El 2015 fue un año realmente intenso y estamos muy agradecidos por ello, aunque más de una vez nos hayan dado las nueve de la noche (como diría Sabina) sentados delante del ordenar. Cumplimos en próximas fechas cuatro años como proyecto empresarial, apostando por una actividad que nos generaba mucha ilusión pero sin la certeza de si seriamos capaces de sobrevivir. La respuesta a día de hoy es que la supervivencia requiere grandes dosis de confianza, esfuerzo y perseverancia, y aun así cada nuevo año vuelve a estar todo de nuevo en juego, y es necesario volver a empezar desde el principio.

A lo largo de este tiempo hemos participado en el desarrollo de casi una decena de Spin – Off, trabajado con Grupos de Investigación de diferentes Universidades en proyectos de valorización y acompañado a muy distintos emprendedores/as en sus muy variadas iniciativas, por citar algunas de las montañas escaladas.

Sin duda, mal que bien, hemos ido aprendiendo algunas cosas que, por qué no, podemos compartir con otras personas, a las que tal vez, las experiencias vividas les sirvan de inspiración o de advertencia.

Así que nuestro propósito de año nuevo es vivir para contarlo, y esta vez sí, con algo más de regularidad y frecuencia.


Prometido queda!



No hay comentarios:

Publicar un comentario